El cuerpo y el alma 6

El cuerpo es la prótesis del alma. Ella se comunica contigo a través de un lenguaje, el del cuerpo en el que habita, que es capaz de dejar en ridículo cualquier creencia o teoría que contradiga la naturaleza real de la vida.

Gabriel

Plenitud 9

Pretender alcanzar la plenitud en el mundo material es una falacia que el sistema utiliza para evitar que te sientas pleno.

Gabriel

Levantamiento

Despertemos antes de que alguien nos diga que tenemos que levantarnos.
Levantémonos antes de que alguien nos tenga que despertar.

Gabriel

Prolongación 4

Si esta situación provisional se prolonga, nos acostumbraremos y ya no nos parecerá provisional.


Gabriel

Prolongación 3

Si esta situación provisional se prolonga, nos quedaremos cortos.

Gabriel

Prolongación 2

Cuando acabe esta situación provisional, ¿alguien nos podría avisar? Muchas gracias.

Gabriel

Prolongación

Vivimos en una provisionalidad prolongada hasta nuevo aviso, si es que alguien se acuerda de avisar.

Gabriel

Toma de conciencia

Tomar conciencia supone poder darnos cuenta de que somos seres delirantes que vivimos en un estilo de vida hecho de inercias. Es posible que esas inercias estén dando de comer a los delirios, para que sigan siendo lo que no quieren dejar de ser. Deliramos para mantener las inercias en su sitio. Sin embargo, un primer paso para la transformación en el estilo de vida -y en nosotros mismos- consistiría en distinguir entre la inercia real, natural en todos los seres vivos, y la inercia formada por los detritus mentales residuales derivados de creencias que todavía no han sido eliminadas del sistema. Así, pues, deliramos en la medida en que esos detritus siguen en nosotros. Vivimos en un estreñimiento delirante, lo cual puede hacer que nuestra capacidad de cambio y transformación quede embarrancada en algún pantano emocional.

Gabriel

El olvido es memoria 5

El recuerdo es la punta del iceberg de la memoria.

Gabriel

El olvido es memoria 4

El recuerdo es una burbuja flotando en una memoria insólida.

Gabriel

El olvido es memoria 3

El olvido es asediado por el recuerdo hasta dejarlo convertido en memoria.


Gabriel

Maquillaje

Las clases medias han sido un invento que ha estado tapando las diferencias entre ricos y pobres. Hasta hace poco, los ricos podían pasar desapercibidos, mezclados entre unas clases medias pujantes. Incluso los pobres, por obra y gracia del crédito fácil, se hacían la ilusión de estar en medio. Ahora, con la crisis del maquillaje, se ve con más claridad el mundo que había bajo él.

Gabriel

Fascismo e innovación 4

Viviremos más años gracias a la ciencia, para satisfacerla, para cumplir con sus deseos y expectativas acerca de nosotros.

Gabriel

Reconocimiento 8

Mientras hablas puedes no estar diciendo nada. En cambio, callar, ver y escuchar son formas muy explícitas de estar diciendo lo que nunca se podría decir hablando.


Gabriel

Camino marcado

Si mirando hacia el horizonte no encuentras un camino marcado: o es que ya eres libre o estás muy confuso.

Gabriel

Reconocimiento 7

Si ves que quieres hablar y no sabes qué decir, ponte a escribir hasta que se te vayan las ganas de hablar.


Gabriel

Reconocimiento 6

Si ves que quieres hablar y no sabes qué decir, prueba a decir sin tener que hablar.

Gabriel

Reconocimiento 5

Si quieres decir algo y ves que no hay quien te escuche, prueba a dejar de hablar y escucha.


Gabriel

Reconocimiento 2

Sin con tu capacidad no pudiste, prueba con tu discapacidad.

Gabriel

Reconocimiento

Si ves que pasa el tiempo sin que nadie reconozca tu capacidad, prueba a ver si la multitud reconoce tu incapacidad.

Gabriel

Herencia

Toda herencia conlleva una cláusula moral, explícita o inexplícita, cuya vulneración trae algún tipo de consecuencia.
Gabriel

Acerca del ego 62

Según para quién, el ego es como una mascota; para otros, en cambio, la relación se establece a la inversa: son ellos la mascota.

Gabriel

Acerca del ego 61

Los hay para quien el ego es un subordinado: alguien a quien dar órdenes; los hay para quien el ego es un tirano que les dicta lo que hay que hacer, porque si no, no arrean; en cambio, los hay para quien el ego es un buen hermano, pues se ponen de acuerdo fácilmente de cómplices que son.
Conclusión: el ego es necesario, tanto para quienes necesitan mandar como para quienes necesitan obedecer.

Gabriel

Acerca del ego 60

Una vez bajado el ego del pedastal al que le subimos, notamos que nosotros y él respiramos mejor.

Gabriel

Acerca del ego 59

Para trascender el ego primero habria que disponer de él, para darnos cuenta de los estragos que causa; a continuación, verter sobre él toda nuestra capacidad crítica, que será también una manifestación igualmente egoica. Finalmente, y habiendo perdido toda pasión por él y por la crítica hecha, podemos empezar a contemplar su pequeñez. El paso siguiente se dará por añadidura.

Gabriel

Burbujas 7

¿Qué especie animal da más credibilidad a una burbuja que a la realidad rasa?
Gabriel

La carcoma del planeta 7

Cuando no existía lo económico, ni los economistas, ¿sobre qué cosas proyectábamos nuestros miedos? ¿qué explicación dábamos a nuestras congojas? ¿a qué o a quién recurríamos para taparlas?

Gabriel

La carcoma del planeta 6

Hemos construido un mundo sobre el que ha sido muy fácil proyectar sobre lo económico nuestras congojas y temores sin sentir vergüenza. Atribuimos a los mercados lo que antes atribuíamos a las guerras, a las plagas, a los miasmas, al tribunal de la santa inquisición, a los dinosarios, etcétera. ¿No será que hemos utilizado el dinero como hoja de parra con la que tapar nuestras anomalías?

Gabriel

La carcoma del planeta 5

Los economistas, en el uso de la profesión que les da de comer, dieron una explicación a la crisis. Ahora todos la repetimos como loros. Y me pregunto yo: ¿no será que eso que llaman crisis económica es en realidad una patología más de los humanos prometeicos? ¿no será que la crisis es el águila que viene a comernos el hígado?

Gabriel

La carcoma del planeta 4

La especulación de los mercados ha dejado al futuro hecho un indigente, irreconocible, flaco y sin esperanza, en tránsito hacia no se sabe dónde.

Gabriel

La carcoma del planeta 3

Curioso mundo este en el que conviven los dinosaurios con la carcoma; las monarquías, con los mercados. A veces me pregunto cómo fue que nos dijeron que los dinosaurios se habían extinguido, cuando salta a la vista de que todavía están aquí. También me pregunto cómo es que, diciendo como nos dicen que los mercados mandan más que los gobiernos, todavía nos esté dando por mantener monarquías y acudir a elecciones cada 4 años sabiendo que no sirve de nada y que es contraproducente para el interés del pueblo llano.


Gabriel

La carcoma del planeta 2

El empeño humano por progresar materialmente ha dejado el futuro carcomido. Y es ahora, cuando las vigas se están cayendo, que nos damos cuenta. Como en el mito de Prometeo, y como si se tratara de un espejo, el águila ya no se conforma con comerle el hígado.

Gabriel

Sentido

¿Qué sentido tendría el músculo sin hueso en el que colgarse? ¿Qué sentido tiene un traje sin cuerpo al que vestir? ¿Qué sentido tiene una capacidad si no es para ser compartida? ¿Qué sentido tiene una cualidad sin la fuerza de un carácter que le de una buena dirección? ¿Qué sentido tiene un violín sin cuerdas; o las cuerdas, sin un violín?

Gabriel

Gran teatro

En este gran teatro, en el que no hay diferencia entre actores y espectadores, una figura oscura ocupa el lugar principal. No es ni actriz ni espectadora, y nadie la ve. Sin embargo, aún no siendo vista, ella sola decide, dirige y reparte los papeles. Mientras tanto, el delirio al que prestamos atención ocupa nuestro tiempo hasta malbaratar y poner en peligro la vida. Al llegar al final lo descubrimos todo; y ahí es cuando nos damos cuenta de que lo único que importa es vivir en paz en la preciosidad de cada momento, sin expectativas y sin delirios.

Gabriel

Homenaje a la anomalía

La anomalía forma parte de la perfección; lo que pasa es que las palabras no alcanzan a nombrarla adecuadamente. En cuanto a lo anómalo se le de la explicación que merece, nos daremos cuenta de lo perfecto que es.

Gabriel

Clonación 3

Las palabras son la propaganda que usa el pensamiento -¿de quien?- para darse a conocer; aunque, si uno no es consciente del origen de lo que piensa, esas palabras pueden ser debidas a pensamientos clonados e inoculados por ves a saber quién para evitar que te des cuenta de lo que piensas.


Gabriel

Vacío

Cada palabra dicha deja un vacío que ocupa el doble de lo que ocupaba antes de ser pronunciada.

Gabriel

Sentimiento herido

Buscamos en el amor la posibilidad de que nos cicatrice una herida profunda, sin ser conscientes de que lo que en realidad hace es mantenerla abierta.

Gabriel

Acerca del poder 2

Los ricos viven gracias a la honestidad y a la candidez de los pobres. Éstos, a su vez, desinteresados por alcanzar el control social, una y otra vez lo ceden a aquéllos sin darse cuenta. Y es así como los ricos usan el poder y los pobres, no; aunque lo tengan, y mucho.

Gabriel

Plenitud 8

Aceptar incondicionalmente el vacío es el requisito para una vida plena.

Gabriel

Plenitud 7

Pretender alcanzar la plenitud puede llevarte a quedar harto y, lo que es peor, reventado.

Gabriel

Plenitud 6

Lo que nos mantiene llenos es el vacío en un 70%. Pretender llenarnos al 100% nos haría explotar como burbujas.

Gabriel

Plenitud 5 bis

La vida plena consiste en mantenerse vacío en un 70%.

Gabriel

Plenitud 5

El volumen que la plenitud ocupa es debido a un 70 % de oquedad.

Gabriel

Falacia de realización 3

Pensar que la felicidad viene a través de la realización es una falacia que utiliza el sistema para que trabajemos para él. Sin embargo, pocos han pensado en que se puede ser feliz sin ese afán de realización que el sistema aprovecha para tenernos esclavizados. 


Gabriel

El colmo de la felicidad

El colmo de la felicidad es sentirse satisfecho sin necesidad de ser productivo, ni de realizar nada en concreto, ni de estar acreditándose ante los demás mostrando lo que uno hace en pro de yo qué sé qué. 
En cambio, el colmo de la insatisfacción es justamente lo contrario: justificar la felicidad en función de logros, triunfos, realizaciones, licenciaturas, etcétera; cosas que tarde o temprano se revelarán como tiranías que te han estado obligando a mantenerte hueco por dentro.

Gabriel

Apología de lo incompleto

Lo incompleto da a la plenitud una fuerza que de ser completa no tendría.

Gabriel

Apología de la imperfección 2

Lo imperfecto da a la perfección una fuerza que de ser perfecta no tendría.

Gabriel

Salir del armario 6

Si la vida te parece oscura, prueba a salir del armario o, mejor aún, de la caverna.

Gabriel

Homenaje a Cronos 17

El tiempo es el mismo en todo momento, un gran útero que no distingue entre presente, pasado y futuro. Quienes distinguen esa menudencia son sus ocupantes, según sea el momento en que entren o salgan de ese gran athanor alquímico, o el lugar que ocupen dentro de él.

Gabriel

Homenaje a Cronos 15 bis

"El presente siempre es el mismo a lo largo del tiempo. Quienes van cambiando son sus usuarios."
Gabriel

Homenaje a Cronos 15

El presente siempre es el mismo a lo largo del tiempo. Lo que va cambiando son los usuarios.

Gabriel

Homenaje a Cronos 14

El pasado va aumentando de peso según pasa el tiempo. El futuro, por su parte, está reduciéndolo. Habrá un momento, cuando del futuro no queden ni indicios, en el que el peso alcanzado por el pasado será tan descomunal que nos aplastará a todos.

Gabriel

Homenaje a Cronos 13

El pasado va aumentando de tamaño según pasa el tiempo.

Gabriel

Homenaje a Cronos 16

El pasado sigue hoy presente, aunque con otro nombre y dirigiéndose a otros destinatarios.

Gabriel

Educación deseable

La educación deseable sería la que va orientada al ser, no al tener o al producir. Sin embargo, si la educación se orientara al ser y no al producir, ¿qué sentido tendría prolongar la vida artificialmente, con fármacos, por ejemplo, hasta convertirnos en robots? Si las personas no fueron creadas para trabajar y arrodillarse ante otros, ¿qué pasará con las industrias que clonan las mentes? ¿qué pasará con una sociedad fundamentada en aplastar la realidad del ser si finalmente nos convertimos en lo que verdaderamente somos? ¿qué será del ser que habita en nosotros si nuestros huesos van siendo reparados con prótesis de titanio; o nuestra mente, con nanotecnología orientada a reemplazar las neuronas que vamos perdiendo por el camino? ¿mantendrá el ser la soberanía sobre su ser en estas condiciones? ¿acabará siendo sustituido -o destituido- el ser por nanotecnología de diseño?
Gabriel

Historia orgánica 2

El río de la historia es un gran tubo digestivo que va procesándonos y arrastrándonos hasta dar con casi todo en el mar. Sin embargo, quedan en los meandros del río muchos fenómenos sin explicar, sin reconocer, sin digerir y sin aprovechar. Cualquier día la historia enfermará y nos dolerá por la mala digestión hecha. De hecho, ahora estamos en plena diarrea histórica e histérica. Al sistema. que ha estado acumulando colesterol, ahora le da por soltarlo todo de golpe.

Gabriel

Historia orgánica

El río de la historia se he llevado por delante muchos conocimientos que no han sido reconocidos por el hilo narrador principal. Se podría decir lo mismo acerca de nuestros padres: lo que conocemos de ellos no es nada si lo comparamos con la de cosas que han quedado sepultadas o fuera del marco con el que los hemos mirado.

Gabriel

Exclusiones históricas

En el pedestal en el que la historia ha puesto a sus próceres para ensalzarlos, sólo figura una minoría a la cual le ha dado el rango pertinente. Sin embargo, hay tantas omisiones y exclusiones que, si un día se alzaran de sus tumbas, ellas solitas podrían derrocar no sólo al pedestal sino a la historia entera. 
Me pregunto si en el presente estamos construyendo otro pedestal sobre el que compiten economistas, políticos, burócratas, tecnócratas, nanotecnócratas y demás clonadores de mentes. ¿Cuánto de lo que ocurre está siendo omitido? ¿Cuántas cosas estamos excluyendo del río histórico de la vida, y resulta que es la vida misma?

Gabriel

Psique, materia e historia 5

La historia es la rama del conocimiento que trata de hacer la autopsia al pasado, como si hubiera muerto, cuando en realidad sigue vivo aunque, eso si, con otro nombre. Es por ello que la historia, por más que quiera, no puede explicar lo que sucede porque, entre otras cosas, no se puede decir nada de lo que pasa mientras está pasando.

Gabriel

Psique, materia e historia 4

Hay que evitar que la angustia o la precipitación nos lleve a hacer la autopsia al presente antes de que haya muerto. Cada cosa en su momento.

Gabriel

La tectónica de la historia 3

Para poder entender el pasado habría que deshistoriarlo; para entender el presente deberíamos evitar la tentación de historiarlo antes de hora, pues no acaba aquí. Al presente hay que evitar intervenirlo, pues puede girar sobre su eje y darnos un sopapo.

Gabriel

Privilegio y responsabilidad

A cada privilegio le corresponde una responsabilidad.

Gabriel

La palabra y el pensamiento 18

La palabra es el hilo de coser que puede ayudar a cerrar una herida. Una vez cosida, ya no tiene sentido estar pendiente del proceso de cicatrización. Otra cosa es que no hayamos podido encontrar la palabra adecuada y la herida siga abierta; es entonces que nuestros pensamientos y nuestra visión de la vida siguen girando alrededor de ella. El no haber podido encontrar la palabra con la que coser la llaga abierta hace que el dolor todavía siga ahí. En cambio, el encuentro con la palabra adecuada hace que la bondad del paso del tiempo pueda hacer el resto.

Gabriel

La palabra y el pensamiento 17

La palabra tanto puede abrir heridas como ayudar a cicatrizarlas.

Gabriel

El mejor cicatrizante

El mejor cicatrizante es el conocimiento: al poner la palabra adecuada para cada cosa que nos pasa, nuestra esencia toma una forma con la que expresar lo que somos y lo que necesitamos. Como el alma quiere ser nombrada en su punto justo, cuando no encontramos el modo de poner palabras a su anhelo, ella misma utiliza el cuerpo para dársenos a conocer.

Gabriel

El corazón de la crisis

Siendo la crisis un síntoma más de nuestra ceguera, y siendo las explicaciones que proliferan una excusa para seguir sin quitarnos el vendaje de los ojos, razón de más para que nos concentremos en nuestras propias capacidades y prepararnos para entrar en el corazón real de la crisis.

Gabriel

Creación de un afán por un anhelo que no existe

¿Es posible anunciar como existente algo que no existe y con ello provocar que lo inexistente parezca que exista? ¿Es posible que una ficción nos sea contada de tal manera que nos parezca real? ¿Cómo reaccionas cuando algo que creías a tu alcance se te revela como inalcanzable? ¿Es posible que te enamores de alguien que es sólo producto de tu imaginación? ¿Es posible que hayas estado dando crédito a una riqueza creada artificialmente para tenerte al servicio de las apetencias de otros? ¿Es posible que gran parte de los anhelos que crees poder realizar en el mundo material sean sólo realizables cuando aceptas que eso es un imposible?

Gabriel

Vivir sin afán

¿Es posible la realización sin afán de realización? ¿Es posible alimentarse sin afán de comer? ¿Es posible llegar a vivir el amor sin ir detrás de él (o de ella)?

Gabriel

La perla y la ostra

La formación de la perla en el interior de la ostra surge como consecuencia de un mecanismo de defensa muy evolucionado. Todo empezó por una intromisión de la cual la ostra consideró que debía defenderse. De todo ello podemos plantear la siguiente pregunta: ¿es posible que eso a lo que llamamos educación consista en saber formar una perla?


Gabriel

Hipermarketing

Vivimos en el mundo del hipermarketing. ¿Podrá la publicidad mantener su eficiencia en un mundo harto de publicidad?

Gabriel

El mercado del alma

En etapas en las que mantener la esperanza puede ponerse difícil, las promesas se convierten en drogas que algunos utilizan para mercadear con tu alma y mantenerte enganchado a una posibilidad que ya se sabe que no se va a cumplir.


Gabriel

Liberación desaprovechada

Toda posibilidad de liberación que no se esté aprovechando por falta de conciencia, deriva en un malestar o enfermedad que es proporcional al tamaño de esa posibilidad.

Gabriel

Imprescindible e innecesaria

En situaciones de crisis, las drogas, bajo formas que nadie diría que lo son, se hacen imprescindibles hasta extremos que, si nos diésemos cuenta, no aceptaríamos. Sin embargo, recordemos que lo imprescindible no es necesariamente necesario. Lo verdaderamente necesario es la conciencia, aunque muchos prescinden de ella.

Gabriel

Gestión del status profesional

La gestión que hacen algunos de su status profesional es una secuela de la forma de jugar cuando niños, de su relación con otros infantes, y con los juguetes mismos. Ahí se ve la excelencia o la carencia; el altruismo o el egoismo; la expresión sincera o la latencia de algo que se expresará en la adultez. Las pasiones y las pulsiones que vemos hoy no son otra cosa que dramas, tragedias y comedias que ya se habían ensayado en ese escenario primigenio. Así, pues, aunque no nos demos cuenta, de adultos el juego no se abandona, ni la niñez, aunque se disfrace de asunto serio con un formato social de cierta enjundia. Y qué se podría decir de los juguetes, aquellos juguetes con los que uno esboza el primer atisbo de ego, reencarnado ahora en anhelo de premios, compensaciones, recompensas, reconocimientos, victorias y caricias.

Gabriel

La punta del iceberg 2

La corrupción de los políticos es tan sólo la punta de lo que se puede ver y explicar de un iceberg, el cual es tan descomunal que nuestra capacidad no da para imaginar lo que hay debajo de la línea de flotación.

Gabriel

Relación cuerpo-mente

Todas las especies, excepto una, encarnan su potencial a través de una determinada forma física en la que encajan sin conflictos. Una flor es una flor y no quiere ser otra cosa que una flor. Sin embargo, esa especie excepcional tiene una forma animal y un misterioso proyecto de vida que nadie ha conseguido descifrar. Esa mezcla da lugar a extrañas prótesis con las que trata de apaciguar la sensación de anomalía que padece: creencias, religiones, ideologías, prótesis, tecnologías y nanotecnologías. Con cada una de ellas, esa especie trata de paliar la distancia que media entre lo que es y el misterioso proyecto con que alguien muy poderoso le ha ungido.

Gabriel

Daño

Ningún otro animal hace daño a sus crías, excepto que esté muy transtornado.

Gabriel

Inteligencia natural

La capacidad de curar es anterior al motivo que la hace necesaria.
Gabriel

Relación cuerpo-mente

Todas las especies vivas tienen una mente y un alma concordante con la forma física con que la naturaleza las ha dotado. Sólo hay una excepción, ¿adivinas cuál? Te daré una pista: esa especie utiliza creencias, ciencias, religiones, decretos, delirios, bálsamos, dietas y drogas para intentar atenuar la falta de concordancia. ¿Conseguirá esa especie alcanzar la armonía con esas prótesis; o, por el contrario, acabarán esos artefactos alejando a la especie de su intención armonizadora? ¿Es posible que estos engendros eclipsen, anulen, corrompan o distraigan del objetivo para el cual fueron creados?

Gabriel

Desvergüenza antisistema

¿Qué honesta desvergüenza puede haber mayor que llegar a la decrepitud y no esconderla, ni esconderse de ella? ¡Qué gozo, por fin, mostrar sin pudor canas, arrugas, protuberancias, grasas, pellejos, amojamamientos, sequedades y pelos que salen de narices y orejas! ¿Hay algo más antisistema que ser feliz con todo eso y no sucumbir ante los tapujos con que el sistema trata de mantenerte anestesiado?

Gabriel

Belleza y dolor 3

El humano, que está construido de un material no permanente, alberga dentro de si la quimera de la permanencia. Por eso pasa lo que pasa. Afortunadamente, tenemos el dolor que alumbra la conciencia de nuestra finitud. Eso nos pone en nuestro verdadero sitio. El dolor nos lleva a responsabilizarnos de nuestra condición finita.

Gabriel

Belleza y dolor 2

Si puedes experimentar dolor sin que estés enfermo, entonces, ¿qué es el dolor, sino una forma de energía que hace posible lo imposible?

Gabriel

Fin de la anestesia 2

Cuando los efectos de la anestesia caducan, pueden pasar dos cosas: que emerja la conciencia o que te des cuenta del dolor. O ambas cosas a la vez, como si una fuera con la otra.

Gabriel

Fin de la anestesia 1

La conciencia surge cuando el efecto de la anestesia cesa.

Gabriel

Inconsciencia sistémica 2

El sistema, del cual todos los individuos formamos parte, tiene unas razones que nosotros mismos no entendemos. Lo curioso del caso es que somos nosotros quienes aportamos al sistema su materia prima y su razón de ser.

Gabriel

Inconsciencia sistémica

El sistema, formado por partes con escasa conciencia de su condición, tiene unas razones que esas mismas partes ignoran. Lo curioso del caso es que las razones del sistema han sido aportadas por cada una de las partes.

Gabriel

La carcoma del planeta

La carcoma del planeta: extracciones, prospecciones, explotaciones, sustracciones, fagocitaciones y expolios de todo tipo, además de burbujas, especulaciones, rumores, mentiras. Con tanta carcoma actuando, el mueble se nos va a caer en pedazos.

Gabriel

Apología del presente 4

En el momento presente, el futuro y el pasado se cortejan mútuamente; eso si, cada uno mirando de arrastrar al otro hacia su terreno. Por eso pasa lo que pasa. Lo ideal sería que pasado y futuro moderaran sus egos para facilitar una fusión que alumbrara un presente falto de luz.

Gabriel

No nos quedará más remedio

La seguridad social cierra; las farmacias agonizan; no nos quedará más remedio que estar sanos.

Gabriel

La alfombra orbital

El pasado y el futuro forman parte de la misma alfombra que pisas. Sin embargo, hace años pensabas que la alfombra describía una línea recta y ahora te das cuenta de que es circular, y que tú avanzas en ella siguiendo una órbita alrededor de algo que harás bien en no nombrar, más que nada porque no estás todavía curado de espantos.

Gabriel

Apología del presente 3

El presente es la línea de sutura en donde el pasado se cose y se casa con el futuro.

Gabriel

El arte de la nominación

Atreverte a nominar algo que ya existía, y que nadie antes había nominado, requiere de osadía y transgresión por tu parte. En cambio, nominar algo que otros ya nominaron antes que tú puede ser prueba de tu conformismo, con lo cual no vas a cambiar nada en tu vida. Sin embargo, otra cosa es ir nominando de diferente manera las cosas ya nominadas hasta que, en un desenlace genial, transformen todo su sentido ante ti y ellas mismas pongan la alfombra de la conciencia bajo tus pies.

Gabriel

La punta del iceberg

El mundo que vemos es tan sólo la punta de un iceberg, y resulta que se está derritiendo, agrietando, rompiendo, separando. Sin embargo, más abajo de la línea de flotación hay un mundo helado que mantiene la cohesión del sistema.

Gabriel

Lo paranormal y lo normal

Lo paranormal influye sobre lo normal en proporción semejante al tamaño de la parte que no se ve de un iceberg con respecto a la que se ve. Eso si, para darse cuenta de tal cosa ha sido necesario hacer frente a la frialdad de las aguas.

Gabriel

Adicción a medicamentos

Las farmacias agonizan. Cambiando el decorado, algunas de ellas se transformarán en centros de desintoxicación para personas adictas a medicamentos.

Gabriel

Aporía nanotecnológica 10

En el modo habitual de funcionamiento inconsciente del humano, los conceptos relacionados con felicidad y libertad se interfieren y contradicen con facilidad. O sea: buscando la felicidad acabamos cayendo en las trampas de lo balsámico, que nos seduce, corrompe y adormece. Es por ello que confundimos felicidad con anestesia. Y es obvio que el camino a la libertad está en las antípodas de lo balsámico. La libertad pide conciencia y, acaso, dolor, transgresión o incomodidad. Preferimos un paraguas antes que mojarnos bajo la lluvia. Es por ello que, según el contexto histórico, han tenido éxito religiones, ideologías, medicamentos, drogas, tecnologías, nanotecnologías, aparatitos, paraguas, seguridades ficticias y demás artefactos, todos ellos orientados a intervenir sobre cosas sagradas que el humano cede a otros de su misma especie, los cuales dicen actuar en nombre de Dios, del progreso o de yo qué se qué. Y son éstos, una minoría, quienes imponen su ley a una mayoría a través de estos artefactos. La esperanza de felicidad hace que entreguemos nuestra libertad al diablo, santo patrón de esa minoría, artífice de todos los artefactos habidos y por haber.


Gabriel

Aporía nanotecnológica 9

Primero nos dejamos engatusar por la religión, y así fue que permitimos que alguien se beneficiara a nuestra costa de la fe que era natural en nosotros. Después, por las ideologías, que intervinieron sobre el pensar libre hasta secuestrarlo y dejarlo sin habla. Ahora nos volvemos a dejar abducir por las tecnologías, las cuales, argumentando que nos van a facilitar la vida, nos hacen cada vez más dependientes de ellas. ¿Cuándo despertaremos?

Gabriel

Aporía nanotecnológica 8

Primero fue la religión; luego, las ideologías; de un tiempo a esta parte, las tecnologías; desde ahora mismo, las nanotecnologías implantables; y para dentro de poco, si no ahora ya, el humano biónico. ¿Seremos alguna vez libres?

Gabriel

Lo injusto

Visto lo inviable del ideal de justicia, entremos sin mayor dilación en el humilde acto de atenuar los efectos de lo injusto.

Gabriel

El océano de facebook

En el gran océano de facebook, cada cual vierte su cántaro de imágenes y palabras a la espera de que otro cántaro amigo las contenga y comparta. Sin embargo, con qué facilidad el agua vertida se olvida de su identidad y es drenada hacia un limbo del cual, acaso, volverá para caer en el cántaro mismo del que procedía dando lugar a un recuerdo difuso de no me acuerdo ya qué.

Gabriel

El olvido es memoria

Cuando intento recordar constato que el olvido es memoria, acaso más viva que la recordada. Sin embargo, como si se tratara de la punta de un iceberg, la visibilidad del recuerdo vivo es debida a que se aposenta encima de una descomunal masa de memoria no recordada.

Gabriel

Nutrición energética y toxicidad

La nutrición no se produce sólo por el hecho de comer. Nutrirse implica una actitud de fusión consciente con el alimento, con la emoción, con el aquí, con el ahora. El alimento que se ingiere vibra y resuena con el nutriente interior, con una estructura de fondo que al ser alimentada se manifiesta en nosotros a través de una determinada forma de estar que ya estaba antes de recibir dicho alimento. Por otro lado, además, los nutrientes no sólo se ingieren por la boca; también, por el aire y por la forma de respirarlo; también, por relaciones conscientes con personas amorosas y atentas. Así, pues, si cada nutriente puede ser tomado bajo formas más burdas o más elevadas, ello va suponer que nosotros vamos a estar más burdos o más elevados, atrayendo y generando acontecimientos igualmente burdos o elevados. 
Pretender nutrirse únicamente por una vía es un modo de empobrecimiento. Por eso, todo discurso científico acerca de vitaminas y minerales queda vacío si no se complementa con una atención orientada a que todo acto de la vida en que uno participe sea conscientemente nutritivo. Una vez nos hemos planteado este hecho podemos darnos cuenta de la cantidad de basura que uno llega a tragarse por no prestar la atención debida. No sirve de nada alimentarse si uno consiente en estar vinculado emocionalmente a lo que resulta tóxico. La toxicidad es la enemiga de la nutrición, mina las defensas, desgasta, amarga, entristece, deprime, enfurece.

Gabriel

El alma y la suerte

La suerte es consecuencia de un saber muy integrado. Tanto, que la persona se encuentra fácilmente con los frutos maduros que el alma ya había labrado.

Gabriel

Querer a quien te ama

Ama a quien está contigo, no a quien quisieras que te quisiera. Amar a quien no te quiere es masoquismo; y negarle el amor a quien te quiere, sadismo.

Gabriel

La verdad sobre el cambio climático

El cambio climático, que muchos humanos se atribuyen a sí mismos, no es otra cosa que un proceso revolucionario iniciado por animales y plantas. Las plantas, lanzando aroma venenoso, y los animales, regulando al alza el nivel de fetidez de sus excrementos, van a conseguir lo que la voluntad humana no es capaz de hacer por sí sola. Ellos hace tiempo que nos advierten, lo que pasa es que no entendemos su lenguaje sutil. En vistas de ello, algunas especies han optado por desaparecer en masa, y de ahí el efecto invernadero, debido a la putrefacción. Otras, sin embargo, que no quieren desaparecer, provocan mayor fetidez en sus desposiciones, y de ahí el cambio climático. No olvidemos que para nosotros poder estar en el planeta tuvimos que hacer desaparecer a los dinosarios... poniéndoles arsénico en la sopa, de lo cual no habla nadie.

Gabriel

Rebelión en la granja

Si, debido al expolio al que les sometemos, los animales se rebelaran contra el poder del humano, nosotros no podríamos estar aquí. Pero hay algo que viene a ser lo mismo: que la mayoría humana que sufre debido a la acción de una minoría de su misma especie se ponga de acuerdo para poner fin a todo este abuso. Que toda una especie se alce contra esta depredación tiene las mismas posibilidades de éxito que si animales y plantas se pusieran de acuerdo para ponernos veneno en la sopa.

Gabriel

Paradigmas

En el viejo paradigma, todavía en uso, el conocimiento era algo que se debería poder condicionar, racionalizar, acumular, poseer, tener y utilizar. En el nuevo paradigma, el conocimiento nos pide, si queremos entender algo, una incondicionalidad que nos transformará en materia líquida. Quizá es por eso que nos cuesta tanto aceptar este hecho y pasar de dominadores a partícipes.

Gabriel

Acerca del ego 58

Si le das mucha importancia a tu ego,  harás que una herida que no quieres recordar ponga tu vulnerabilidad ante la vista de los demás sin que te des cuenta.

Gabriel

Acerca del ego 57

Si pones mucha fuerza en tu ego, sólo verás otros egos como el tuyo que vienen hacia ti con la intención de comértelo.

Gabriel

Burbujas 6

El humano construyó ciudades para proteger su vulnerabilidad de los peligros externos, y se ha acabado viendo que los humanos mismos en esas mismas ciudades los reproducen y los instigan hasta amplificarlos todavía más. Lo que llamamos civilización es tan frágil como una burbuja, y con una pared tan fina y vulnerable que la diferencia entre jungla y ciudad apenas se nota.

Gabriel

Burbujas 5

La construcción fue una burbuja que explotó; lo que ahora llaman crisis financiera también es una burbuja que explotará. El humano va creando burbujas que van explotando una tras otra en sus narices. Alguien se las ingenia para que esas burbujas resulten tan creibles como para eclipsar el brillo del Sol y de las estrellas.

Gabriel

Colesterol y conocimiento

Una erudición sin conciencia, que tan sólo sea un acúmulo, genera tanto colesterol para la cognición que impide que se convierta en conocimiento.

Gabriel

Cuidados paliativos 3

El haber es un pequeño subconjunto del no haber, que es como decir que, de los motivos para vivir, la porción mayor se la lleva algo que escapa al haber y que es el no haber en estado puro. El motivo puro está en la muerte misma, que es quien orienta y decide el sentido y el valor de la vida. Ahí está la razón de la existencia de religiones, congregaciones e ideologías: no somos capaces de soportar este hecho sin curas paliativas.

Gabriel 

Apología del presente 2

Las espectativas de futuro y las nostalgias de un pasado son las hojas de parra que utiliza el presente para proteger su rica desnudez de tu mirada procaz. A la que tu mirada sea limpia y honesta, al presente se mostrará ante ti como un espejo igualmente limpio y honesto.

Gabriel

Seres delirantes 5

La espectativa es una artimaña que utiliza tu mente para confrontarte con la decepción, a la que harás bien en agradecer los servicios que te presta, pues te templa y te pone en el aquí y en el ahora.

Gabriel

Acerca del ego 56

Pretender comprender la existencia del ego sería como pretender comprender el por qué de la existencia del dolor y de las enfermedades. Sólo se sabe que tanto él como ellas proliferan a la que dejas de cuidarte.

Gabriel

Seres delirantes 4

Creer en un milagro, esperar que una profecía se cumpla, preguntarse qué pasará mañana o cuánto durará algo, imaginarse que otro mundo es posible, etcétera, son artimañas que utiliza la mente del humano para evitar el miedo al vacío y al simple y llano hecho de vivir con lo que hay aquí y ahora. Gracias a este miedo, un montón de productos, servicios, rumores, mercaderes, pontífices, religiones, ideologías y pensamientos envasados inundan el mercado de lo tangible y de lo intangible. Es así como los delirios de unos y de otros nos mantienen evadidos de la realidad.

Gabriel

Seres delirantes 3

El optimismo puede ser tan limitador como el pesimismo, puesto que ambos son hijos del mismo delirio. La realidad no es ni optimista ni pesimista. ¿Quién se atreve a ser real, ni optimista ni pesimista, y no caer en el delirio?

Somos seres humanos sin disciplina que nos atempere. La disciplina es un poco gris, ni blanco ni negro, ni optimista ni pesimista. Por eso vende poco. Venden más el talento, el brillo, el espectáculo, el delirio, la promesa, la esperanza. Venden demasiado poco la disciplina, la templanza, el mérito.

Gabriel

Seres delirantes 2

El delirio humano se alimenta de dos cosas: que ocurra un milagro y que una profecía se cumpla, además de otras creencias limitadoras. Esperar un milagro y estar pendientes del cumplimiento de una profecía es lo que hace que unos pocos vivan a costa de una mayoría ilusa y cándida.

Gabriel

Clonación y viralización

Eso que llaman pensamiento, ¿no será mera emulación de lo dicho por otro o, peor aún, simulación, un hacer ver que se piensa, y lo que en realidad pasa es que se trata de réplicas automáticas totalmente previsibles?

Gabriel

Clonación 2

Lo llaman viralidad pero en realidad es clonación.

Gabriel

Clonación

Hay acontecimientos que parecen haber sido pensados en un laboratorio, diseñados para clonar nuestras mentes. Bien, ahora ya sabes por qué las personas hablamos siempre de las mismas cosas, ¿o no te ha parecido que últimamente hablas de las mismas cosas?

Gabriel

Seres delirantes

¿Qué sería de nosotros, seres delirantes, sin creencias limitadoras? Bien, ahora ya te puedes hacer una idea del por qué existen la religión y las ideologías.

Gabriel

Reversibilidad

Vivamos como niños, riamos de los adultos, confiemos en que después de la vejez nos espera una vida reversible.

Gabriel

Honestidad

El que es pesimista, y acude religiones o ideologías para justificar su pesimismo, debería mejorar su nivel de honestidad.

Gabriel

Cortoplacismo patológico

¿Por qué algunas personas acuden a la religión para justificar la fatalidad, cuando todo podría haberse evitado con solidaridad? ¿Por qué atribuimos al destino lo que sabíamos de antemano que podía llegar a pasar, y que podríamos haber prevenido con una visión a largo plazo?
Gabriel

Sentido de la crisis

Si la crisis acabara ahora se quedaría en una tomadura de pelo, en una broma pesada, y nada más. Si la crisis acabara ahora, nos quedaríanos sin su sentido y sin su mensaje. Debe acabar cuando el ciclo que la propició entre en descenso. Mientras tanto, celebremos la coherencia que el asunto nos exige.
Gabriel

Historia cuántica

El historiador influye sobre lo historiado. Sin embargo, ¿qué sería de la historia de no ser por los historiadores? ¿qué sería de los hechos de no ser porque alguien nos los narra hasta hacernos ver que están enlazados por un hilo conductor?

Gabriel

Acerca del ego 54 bis

La magnitud de tus ambiciones crea una sombra tan descomunal que te oscurece por completo e impide lo que en verdad quieres hacer.

Gabriel

Junglas profesionales

La jungla que forman las profesiones es una prolongación del jardín de infancia. La sociedad misma es una representación a escala mayor de aquel mundo. Sin darnos cuenta, aquellos juegos, y nuestra peculiar manera de participar en ellos, estaban augurando lo que luego íbamos a vivir en nuestra vida adulta, sólo que ahora esos juegos y aquellos roles representan cosas muy serias, ya sea por lo que suponen de cara a nuestro desarrollo profesional como porque los juguetes han sido reemplazados por instrumentos con un poder objetivamente mayor, con la consiguiente repercusión sobre la vida de los demás y de la sociedad en su conjunto.
En aquel entorno infantil podríamos observar por adelantado incipientes expresiones del cándido, del depredador, del cruel, del filántropo, del misántropo, del sociable, del llorón, del valiente, del explotador, del aprovechado, del servicial, del generoso, del integrado, del excluido, del ganador y del perdedor, comportamientos que el paso del tiempo ha convertido en predominantes en la psicología de cada cual y que, acaso, hayan quedado convertidos en profesión o, simplemente, en un modo de comportarse o de estar en la sociedad. La diferencia está en que ahora herramientas y profesiones, emulación homologable de aquellos juguetes y de aquellos roles, dejan una huella que salta a la vista y que, para bien o para mal, nos afectan a todos.
Cada uno de nosotros, tanto en lo que jugó como en lo que ahora juega, tan sólo persigue algo muy elemental y que siempre es lo mismo: amor, cariño y aceptación de lo que uno es en su justa valía. Con respecto a esto último, uno no puede estar bien cuando se le niega su valor  pero, también, cuando se le obsequia más de lo debido. Hay que tenerlo en cuenta.
Esos juegos y esos roles son peticiones de atención y amor. Cada uno adopta, o se adapta, a una función dentro del gran teatro de la vida de acuerdo a algo cuya causa germinó en la propia familia o, quizá, desde antes, desde el útero, lugar en donde no sólo nos gestamos sino que también se gesta gran parte del proyecto de sociedad en el que iremos participando.
Así, pues, juguemos y aprendamos a intercambiar los roles dentro del juego, para así comprender el mundo en el que vivimos desde múltiples perspectivas. Para ello, para darnos cuenta y tomar conciencia, una crisis supone una ayuda incalculable cuyo rédito será comprendido únicamente con el paso del tiempo.
Gabriel

Acerca del ego 55

Un día descubrí que detrás de mis grandes ambiciones se escondía una petición de cariño simple y llana. Una vez lo supe, preferí abdicar de todas ellas. Desde entonces para mi sólo tiene valor un abrazo, un beso, un guiño, tu complicidad, tu cercanía.

Gabriel

Acerca del ego 54

Mis ambiciones son tan grandes que no me encuentro, de pequeño que me hacen sentir. Por eso he decidido abdicar de ellas, para poder encontrarme sin tener que estar buscándome con lupa.

Gabriel

Parafraseando a Zygmunt Baumann

Estamos en una sociedad tan líquida que la solidez nos causa espanto, todo y deseando hacer sólidos nuestros anhelos.

Gabriel

El muro es un río

El muro de facebook no es un muro, es un río caudaloso que lo arrastra todo hasta el océano del olvido.

Gabriel

Aporía del enamoramiento 8

El enamoramiento es el anestésico que el amor nos administra antes de someternos a una operación que afectará a nuestra herida más profunda.

Gabriel

Aporía del enamoramiento 7

El enamoramiento es la recompensa que el amor nos da por adelantado a cambio de que no sepamos cuáles son sus inescrutables designios.

Gabriel

Aporía del enamoramiento 6

El enamoramiento es la vaselina que utiliza el amor para penetrarnos.

Gabriel

Esperanzas y promesas 3

Cuando había abundancia de promesas, las esperanzas vivían anestesiadas. Ahora que las promesas enmudecen o emigran sin avisar, las esperanzas dormidas se desperezan desnudas sobre una cama de clavos.

Gabriel

Idealización que surge del dolor

La idealización es hija del dolor: por eso duele, por eso volvemos a ella, por eso repetimos, por eso caemos en nuestras propias trampas, por eso nos anestesiamos, por eso nos evadimos, por eso nos enamoramos.

Gabriel

Esperanzas y promesas 2

Una promesa falsificada da lugar a una esperanza traicionada.

Gabriel

Aporía del enamoramiento 5

Dar más crédito de la cuenta al enamoramiento es como hacer crecer una burbuja o poner aún más levadura a un pastel cuyo molde se sabe que no lo podrá contener.

Gabriel

Aporía del enamoramiento 4

El enamoramiento es un truco que utiliza la realidad para seguir su trabajo de cocción sin que te des cuenta, para que no puedas salir de la olla.

Gabriel

Aporías del enamoramiento 3

El enamoramiento es una treta que utiliza el amor para hacer contigo su crudo trabajo, el cual no aceptarías de buena gana de no ser por ello.

Gabriel

Aporía del enamoramiento 2

Al enamorarte de lo irreal acabas desplazando a lo real de su sitio; Lo real, más adelante, reaparecerá cual tsunami.

Gabriel

Aporía del enamoramiento

La realidad, viendo cómo te enamoras de lo irreal, prepara su venganza siendo todavía más cruda.

Gabriel

Idealización de lo agradable

Ponerse a mirar sólo lo agradable, siendo lo agradable idealizado, acaba atrayendo lo desagradable con proporcional virulencia.

Gabriel

Esperanzas y promesas

Cuando en una situación como la actual se produce un déficit de promesas, las esperanzas se indignan y salen a la calle.

Gabriel

Aporías sobre la revolución y la transformación 2

Salí de casa con la intención de hacer la revolución, vi que no era posible y, al volver, me di cuenta de que se había operado en mi una transformación de un alcance mayor que el de la revolución que pretendía hacer.

Gabriel

El poder de las metáforas

Una metáfora puede entrar en tu mente de la misma manera que el agua penetra en el interior de un castillo inexpugnable: filtrándose por una pared que presenta una porosidad inesperada. También podría entrar abiertamente, sin pasar por la aduana intelectual, pero no tendría el poder que tiene cuando entra en ti sin que quieras que entre.

Gabriel

El grano y la paja

La frontera entre información y publicidad está tan diluida que ya no sabemos distinguir el grano de la paja.

Gabriel

Oda a la libertad 4 bis

Justificaciones, explicaciones, ideologías y religiones son los taparrabos de tus vergüenzas, algo que está en las antípodas de la libertad.

Gabriel

Oda a la libertad 6 bis

Los demás toman conciencia de su libertad cuando, rompiendo con lo acostumbrado, tus respuestas a sus preguntas ya no satisfacen ni apaciguan sus dudas y zozobras. Es ahí que puedes darte cuenta de que responder y preguntar son dos formas muy sutiles de esclavitud e intromisión sobre lo que debería ser respetado y sagrado. Porque, ¿no es del silencio y del vacío de dónde emergen todas las respuestas?

Gabriel

Acerca del ego 53

Saltar de un ego en marcha es muy peligroso.

Gabriel

Oda a la libertad 12

La libertad empieza cuando te ves ridículo y te pones a reir de satisfacción.

Gabriel

Oda a la libertad 11

Una pregunta es una condición que pones a una respuesta. Una respuesta venida a resultas de una pregunta que la condiciona no puede ser otra cosa que una falacia. Si quieres respuestas, no preguntes y atiende al silencio, a la nada, al vacío. Eso es la libertad: dejar que las respuestas broten de la nada.

Gabriel

Oda a la libertad 10

Las preguntas eran falacias; las respuestas, meros bálsamos. La libertad se destapa cuando dejas de hacerte preguntas que sólo con el paso del tiempo pueden ser contestadas.

Gabriel

Oda a la libertad 9

Empiezas a sentir el aroma de la libertad cuando te das cuenta de que todas las preguntas encaminadas a encontrar respuestas no eran otra cosa que bálsamos para tu miedo.

Gabriel

Oda a la libertad 8

La búsqueda esclaviza; el encuentro libera; ¿cómo llegar al encuentro puro sin traicionarlo con el afán de buscar lo que simplemente se encuentra sin más? ¿cómo vivir en el encuentro puro sin dejar que el afán de búsqueda eclipse lo que ya sostienen tus manos?

Gabriel

Oda a la libertad 7

Empiezas a ser libre cuando dejas de buscar y no por ello dejas de encontrar.

Gabriel

Oda a la libertad 6

Empiezas a ser libre cuando no te ves en la necesidad de responder a las preguntas que otros te hacen.

Gabriel

Oda a la libertad 5

Empiezas a ser libre cuando ya nadie es capaz de responder a tus preguntas.

Gabriel

Oda a la libertad 4

La libertad crece cuando justificaciones y explicaciones dejan de tapar lo que desde siempre fue evidente.

Gabriel

Oda a la libertad 3

Si te sientes ridículo con todas las justificaciones con las que te parapetabas es que empiezas a ser libre.

Gabriel

Oda a la libertad 2

La decadencia del sistema hace que éste pida a gritos que los ciudadanos sean verdaderamente libres.

Gabriel

Oda a la libertad

La libertad empieza cuando los permisos son abolidos.

Gabriel

Acerca del ego 52

El ego es un pólipo aferrado al tubo digestivo de la propia biografía que se resiste a ser procesado, deglutido y expelido.

Gabriel

Homenaje a Cronos 12

El tiempo es un ser vivo que se va comiendo todos los acontecimientos con los que se va encontrando. Los ensaliva, los tritura, los digiere y los defeca. Y a todo eso lo llamamos historia. Y llamamos futuro a lo que todavía no se ha comido.

Gabriel

Insostenible sin una ficción 26

La ficción es la saliva que utiliza la historia para que los acontecimientos deglutidos le sienten bien y no se nos vuelva ácida.

Gabriel

La fantasía y la realidad 7

El sistema funciona como funciona debido a una tendencia nuestra a idealizar, fantasear y  evadirnos de la realidad presente. Siendo la actitud de las personas un híbrido entre el fatalismo y la quimera, el sistema hace de nosotros lo que quiere, mientras, todo y aún sabiéndolo, seguimos acudiendo a vías de escape de diverso pelaje: ideologías, religiones, powerpoints y demás consignas emitidas por no se sabe quién.

Gabriel

La fantasía y la realidad 6

La fantasía existe porque la realidad es un estorbo para según qué cosas.

Gabriel

La fantasía y la realidad 5

La realidad es un estorbo para la fantasía. Sin embargo, algo bien diferente es la imaginación, que puede hacer que la realidad se conmueva hasta el punto de facilitar lo que parecía imposible.

Gabriel

Acerca del ego 51

Las culturas animistas tomaban la naturaleza, la adoraban, se ponían de rodillas ante ella, se sentían una con ella. Los monoteismos, en cambio, toman lo que es natural, lo desgajan y parcelan, lo convierten en una neurosis y se entusiasman con ello ignorando otros modos verdaderamente plurales y respetuosos de entender la vida. Es así como el ego ha ido creciendo sin control, tergiversando lo natural hasta convertirlo en objeto de culpa y dominio. Curioso este modo de actuar por parte del humano, que crea el látigo con el que luego se va a azotar a si mismo. Y no digamos nada del capitalismo rampante que, más que arrodillarse, es como para echarse a llorar. Primero caemos de cuatro patas ante nuestras propias trampas y luego nos damos latigazos con ellas.

Gabriel

Talento barato

El talento no requiere esfuerzo: por eso se pierde y disipa tan fácilmente; por eso las empresas lo buscan tanto; por eso, porque brota naturalmente, se paga tan poco, pues viene implantado de fábrica. En cambio, la inteligencia, tan mal entendida, pues se confunde con el talento, digo, si se tiene, debe abarcar todas las facetas del ser y de la vida, incluyendo los cuidados que ésta y aquél requieren. Cuántas personas que son tenidas por inteligentes, debido a la brillantez de sus aportaciones creativas, y no saben dar un palo al agua en cosas tan elementales como necesarias y discretas. En cambio, el mérito, ay, con lo poco mencionado que está en los discursos, requiere de todo lo anterior y algo más. El mérito pide una reconsideración a fondo de la cultura cortoplacista en la que estamos instalados. ¿Se imaginan que el mérito tuviera el mismo rango que el talento y que eso a lo que llaman inteligencia?

Gabriel

Acerca del ego 50

El ego toma algo que es natural y lo convierte en apoteósico -es decir, le da una identidad espiritual-; luego hace apología de ello, como un mercader en busca de acólitos, dispuesto a vender sus propios productos. En otras palabras: patenta la naturaleza, la envuelve, la privatiza -se la quita a los animales, a las plantas, etcétera-, le da un argumento espiritual y luego la hace pasar como si hubiera sido él quien la hubiese diseñado. Ah, y luego de eso hace pirámides y multiniveles, pues bien tiene que vender lo que dice que engendra, ¿no? No tendría sentido crear una patente y no salir a vender, ¿eh?

Gabriel

Acerca del ego 49

La conciencia de la muerte devuelve al ego a su justa dimensión. Sin embargo, los hay tan pillos que se han inventado la reencarnación. Eso es porque no saben que lo que se reencarna es otra cosa.

Gabriel

Acerca del ego 48

Saltarse de un ego grande es muy peligroso: puedes darte un trompazo en el suelo y quedar muerto de por vida.

Gabriel

Acerca del ego 47

Si no fuese por el ego, la espiritualidad no existiría. Curioso, ¿no?, que el mismo ego invente la espiritualidad con la intención de limitarse. ¿No es eso una forma de ecología mental?
Gabriel

Acerca del ego 46

El anhelo por una vida espiritual es proporcional al tamaño del ego. Sin embargo, el desprecio por lo espiritual de la vida también es proporcional al tamaño del ego.

Gabriel

Sueños 17

La naturaleza de tus sueños es tu verdadera naturaleza. Procura informarte bien de ellos antes de despertar.

Gabriel

Especimen

¿A qué especimen se le ocurre hacer algo solo cuando le iría mucho mejor hacerlo en compañía; y qué especimen insiste en hacer algo acompañado pudiendo hacerlo mejor solo?

Gabriel

Acerca del vivir 2

Acerca de la vida: agítese antes de morir.

Gabriel

Acerca del vivir

Acerca del vivir, y de sus derechos y obligaciones, infórmese bien antes de morir.

Gabriel

El dinero y el miedo 2

El uso que el dinero ha estado teniendo es similar al del látigo que usa el domador con las fieras en el circo. Incluso se podría entender que una crisis financiera es un latigazo dado con más fuerza de la habitual.

Gabriel

Neutrino y alma

El neutrino es para la ciencia lo que el alma es para la esencia vibrante de la vida.

Gabriel

Oda a la muerte 16 bis

La vida nos va mortalizando según vamos pasando por ella. Finalmente, y llegado el momento, sale de la boca la exhalación postrera: es el alma que proclama su inmortalidad a diestro y siniestro, a la vez que agradece los servicios prestados.
Gabriel

El cuerpo y el alma 5

El cuerpo es una de las metáforas del alma. Ella se expresa en él, hacia él, a través de él, con él, desde él. El alma es el hilo de seda que pone en danza todos los cuerpos. Así, pues, los ritmos que en él se encarnan son los mismos que acontecen dentro y fuera, aquí y allí, arriba y abajo.

Gabriel

Imagen y posicionamiento

Un buen posicionamiento viene dado en gran medida por la imagen que se tiene de ti. Sin embargo, una imagen hueca también dará lugar a un posicionamiento hueco. También es verdad que hay quien desprende una buena imagen y no tiene ningún posicionamiento. Me pregunto cómo lo consiguen.

Gabriel

Decadencia y corrupción 2

En una época de turbulencias financieras y corrupción sin freno, los individuos, y no sólo los pobres, nos agarramos a nuestro ego garbancil, todavía más si cabe, como si fuera lo más grande y lo único que se pudiera salvar de la gran debacle que se avecina. Sin embargo, este agarrarse a lo garbancil es lo que ha hecho que la corrupción haya proliferado como lo ha hecho hasta los extremos que ahora nos da por denunciar.

Gabriel

Decadencia y corrupción

Cuanto más legisla un político, más señal de que su autoridad decae. La proliferación de leyes y decretos son indicación de una decadencia imparable, de un intento a la desesperada por no perder presencia mediática y seguir apabullando al personal con una relevancia ficticia que ya es a todas luces corrupta.

Gabriel

Acerca del ego 45

¿Es posible que un humano pueda comportarse como un psicópata con unas personas, y ser empático con otras? ¿Cómo ves que a alguien le dė por querer ayudar y ser empático con quien no lo necesita -por ejemplo, con quien tiene más relevancia e influencia-, y, en cambio, a quien verdaderamente lo necesita no sólo no le presta atención sino que lo trata con desprecio? 

Gabriel

Querer y querer querer

Una cosa es lo que dices querer; otra muy distinta, lo que te viene en gana querer.

Gabriel

Oda a la muerte 17

El cuerpo es el tunel del alma. Ella lo va recorriendo a lo largo de un trayecto definido por la edad. Entró por un agujero estrecho y saldrá por otro más ancho.

Gabriel

Oda a la muerte 16

La vida nos va mortalizando según vamos pasando por ella. Finalmente, y llegado el momento, sale del hueco el alma proclamando su inmortalidad a diestro y siniestro.

Gabriel

Sueños 16

Aquel sueño murió al hacerse real. Luego, la realidad misma engendró otro y lo puso en su lugar. Es así como ella sigue eterna, mientras nosotros vamos muriendo por el camino.

Gabriel

Acerca del ego 44

Y ya puestos a no poder sacarse el ego de encima, pongámosle vaselina.

Gabriel

Colesterol y justicia

Lo bueno del colesterol es que, si estás obstinado en no alimentarte bien, tu vida acabará en una muerte justa. Cuántas personas han experimentado la justicia con su propia muerte, acaso como primera y única vez, por alimentarse así de mal.

Gabriel

Apología del presente

Que hagas apología del presente, y vayas diciendo que lo mejor es vivir el momento, no impide que cocines los alimentos que tienes en la despensa, limpies la casa (por si vienen visitas), te asees (más que nada por las visitas) y también, siguiendo con las visitas, que estés ahí para cuando en el futuro te necesiten.

Gabriel

¿Qué es una aporía?

Una aporía es una improbabilidad referida al futuro, aunque en estos tiempos que corren que se las pelan más de una pasará de improbable a inevitable.

Gabriel

Sueños 15

Durante el día, cuídate bien y deja que la enfermedad siga su curso; de noche, deja que tus sueños la curen.

Gabriel

Sueños 14

Echando una siesta soñé que me caía una manzana encima. Así, sin esperarlo, me dio por formular la ley de la levedad y me hice famoso.

Gabriel

Olor en el mercado

Todo el mundo sabía que aquel olor a podrido venía del mercado. Sin embargo, a la que preguntas dónde estaba la parada que vendía pescado en mal estado, todos empiezan a mirar para otro lado.

Gabriel

Procrastinación y precipitación 5

Tanto la procrastinación como la precipitación son la misma punta del iceberg del miedo al fracaso.

Gabriel

Sobre el caos y el orden 8

Hay un orden que desafía y desordena todas las agendas.

Gabriel

Sobre el caos y el orden 7

Aquel orden nos llevó a este caos.

Gabriel

Insostenible sin una ficción 25

Las cosas pueden ser verdaderas o falsas. Sin embargo, la calidad de una ficción puede hacer que algo que es falso pueda llegar a parecer verdadero, y que algo que es verdadero pase a ser increible y acabe siendo percibido como falso.

Gabriel

Ricos y pobres

Los pobres protegen su pobreza, y esa es su riqueza; los ricos protegen su riqueza, y esa es su pobreza.

Gabriel

Sobre el amor al conocimiento 4

Cuando al conocimiento se le alimenta con demasiadas preguntas, acaba criando colesterol.

Gabriel

Sobre el amor al conocimiento 3

Si al conocimiento  le haces más preguntas de las que puede asimilar, es muy posible que se estrese y empiece a responder sandeces.

Gabriel

Lo que está pasando

Están pasando tantas cosas, que ya no se sabe qué es lo que está pasando.

Gabriel

Creencia y verdad 16

En el mundo actual, lo verdadero se ha convertido en subversión; lo falso, en cambio, cotiza al alza.

Gabriel

Mentirómetro

¡¡ Pero cuántas mentiras, incertezas y tergiversaciones se urden, traman y pronuncian a lo largo del día en el termitero humano !! ¿Es que alguien no tiene un mentirómetro que funcione bien?

Gabriel

Crítica y autoestima

Tu crítica a la sociedad está reflejando el trato que te das a ti mismo.

Gabriel

Fascismo e innovación 3

En un mundo decadente, con un liderazgo corrupto, decrépito y sin norte, el avance de la nanotecnología facilita el emerger de un fascismo acaso más totalitario y corrupto que cualquiera de los que hemos conocido hasta ahora.

Gabriel

Homenaje a Cronos 11

Si, según dicen, el tiempo pasa volando, ¿significa esto que se te va a cagar encima?

Gabriel

Homenaje a Cronos 10

Si, según dicen, el tiempo va que corre que se las pela, ¿significa esto que la putrefacción avanzará más rápidamente?

Gabriel

De padres a hijos

Si quieres que tus hijos sean más libres que tus progenitores, deberías copular con un pájaro, si realmente estás convencido de la viabilidad de la palabra libertad. Y si lo que que quieres es que tus hijos te sean fieles y vivan muchos años, entonces móntatelo con un elefante o con una tortuga.

Gabriel

Fascismo e innovación 2

Detrás de cada tecnología veo asomar la cabeza a un fascismo de nuevo cuño que, con la excusa de que nos va a facilitar la vida, impone su ley sin que nos demos cuenta de sus consecuencias.

Gabriel

Fascismo e innovación 1

Cuando alguien pronuncia eso que llaman innovación tecnológica, siento el aliento de un fascismo de nuevo cuño que galopa y corta el viento.

Gabriel

Acerca del ego 43


El ego cree que gobierna tu vida por las muchas leyes que dicta. Sin embargo, ay, ¿manda él? Al ego no le interesa que seas consciente de quién manda en realidad; no quiere que veas que quien rige tu vida es algo que él no puede controlar.... y, sin embargo, él sigue en sus trece sin parar de dictar, legislar, decretar y apretarte el cinturón. Parece un político, ¿no?

Gabriel

Gobiernos

El mundo se ha vuelto ingobernable gracias a los gobiernos, lo cual ha llevado a los gobiernos del mundo a convertirse en ingobernables.

Gabriel

Construcción

La construcción desaforada llevó a la destrucción.... hasta convertirlo todo en un termitero.

Gabriel

Una silla

Soy una silla y sobre mi se han ido sentando mis experiencias. Algunas llegaron, se sentaron, se levantaron; otras, al llegar, se encontraron con la silla ocupada y no pusieron inconveniente a la espera; otras, vinieron, se sentaron precipitadamente, se acomodaron mal y se fueron, acaso buscando otra silla en la que encajar mejor; otras vinieron a la vez, compitieron entre ellas por el asiento para, finalmente, no sentarse; algunas otras vinieron, se sentaron y todavía no se han levantado. Ustedes pensarán que estas últimas son las más recientes, ¿no?; pues no, son las más antiguas, las que me formaron como persona, y son éstas las que deciden quién se sienta y quién no. Así de sencillo.

Gabriel

La importancia de la salud

Con el cuerpo en buenas condiciones podrías ponerlo en traspaso, y obtendrías una buena rentabilidad.

Gabriel

Acerca del ego 42

El ego es un pájaro muy gordo que vive encerrado en una jaula en la que sólo está él -de tan gordo no cabe nada ni nadie más; de hecho, no puede salir-, por lo que se cree único en su especie, cuando en realidad es un esclavo sometido por su propia gordura. Sin embargo, una crisis financiera le está llevando a adelgazar a marchas forzadas. Y, mira por donde, resulta que pronto podrá salir de la jaula de marras, y volverá a sentirse ligero y libre. No hay mal que por bien no venga.

Gabriel

Aporía nanotecnológica 9

La ciencia está poniéndose a punto para hacer hoy (y de ahora en adelante) cosas que llevarían a sonrojarse al mismísimo tribunal de la inquisición.

Gabriel

Pasar por alto

Si cada vez que quieres sumar acabas restando, si cuando quieres multiplicar acabas dividiendo, ya me dirás qué estás pasando por alto.

Gabriel

Homenaje a Cronos 10

Hace tiempo que las cosas no terminan donde acaban, ni ocupan lo que miden, ni están en el lugar que ocuparon después de que terminaran, ni tan sólo están en el lugar que ocupaban de buen principio.

Gabriel

Depresión

La depresión tiene su causa en una expectativa traicionada, la cual, a su vez, la tiene en una esperanza, la cual, a su vez, la tiene en una promesa, la cual, a su vez, fue tomada como paliati